Seleccionar página

La frase de Le Corbusier (1920) «La arquitectura es el juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes bajo la luz (…)»

Con esta premisa describía Le Corbusier el maestro de la arquitectura del siglo XX, una de las cualidades nobles que tiene este arte ante el más sensible de nuestros sentidos para con a luz, los ojos. Como bien es sabido en temas de biología y diseño, el día y la noche son factores determinantes para nuestras para necesidades fisiológicas, pero dichas determinantes son aún más notorias en las sensaciones y reacciones que tenemos del mundo que nos circunda.

Por ende la arquitectura y las precepciones que nos trasmite cada uno de los lugares que habitamos son determinados por la luz y la manera como ella entra en cada uno de nuestros espacios, y así mismo, la intensidad con la que concebimos los colores, no solo de las paredes si no también de los muebles y las plantas
que personalizan nuestro ambientes.

Es por eso que la forma de iluminar puede convertirse nuestro mejor aliado a momento de caracterizar y armonizar nuestros lugares de habitación, trabajo, esparcimiento y así mismo poder interconectarlos si es necesario.

Debemos entender que la luz permite contribuir a dar identidad a los espacios, es posible generar texturas por medio de sus proyecciones y sombras, como también puede darnos una mano al momento de caracterizar espacios que se comparten pero que se habitan de manera independiente como la sala y el comedor.

O simplemente si se desea, podemos ayudarnos de métodos de interrupción como los dimmer que permiten graduar el nivel de intensidad de la luz y generar con pequeños toques, sensaciones que se mueven con la sutileza que el momento lo requiera.

En razón de tal debemos tener en cuenta que la luz no solo permitirá la mejorar la experiencia de calidez y amplitud dentro de un sitio, si no también nos permitirá destacar pequeños elementos que queramos resaltar o distinguir como accesorios que conjugan con la personalidad nuestros espacios.

Tips:
 Los bombillos de tecnología LED duran más tiempo y ayudan a ahorrar energía
 La luz natural mejora la sensación de amplitud y contribuye con el medio
ambiente
 La luz cálida matiza el color blanco de las paredes